Celebrando a Saramago

22 10 2010

18 de octubre. Y como cada 18 de cada mes, celebramos a Saramago. Porque aunque como una brecha a la humanidad su pérdida signifique, le celebramos como hombre, como pensador y comunicador.

El escenario del Auditorio Pilar Bardem de Rivas Vaciamadrid acogió a muchos de sus amigos, que vinieron para recordar sus palabras a través del nuevo libro que presenta Alfaguara, “Saramago en sus palabras”, y que recoge fragmentos de conferencias que dio José por todo el mundo, escritos o conversaciones sobre su visión del mundo: política, comunicación, derecho, filosofía, amor, la sensibilidad…

Fue un tributo emocionante, lleno de esperanza por la persona que trabajó durante toda su vida por sembrar justicia a través de palabras. Fue  un agricultor – y es que nació en el seno de una familia de agricultores- sembrando semillas de las que empiezan a brotar árboles fuertes. Y es nuestra tarea ahora seguir regando la tierra que él nos dejó preparada. Sin descanso, sin parar ni un solo día.

Uno de los amigos de José más aplaudidos en la noche del lunes fue el Juez Baltasar Garzón que reconoció estar muy orgulloso de estar allí recordando a un hombre comprometido, honesto, bueno y que siempre estuvo cuando se le necesitó y que no renunció a ninguna de sus ideas. ” (…) y decimos  aquello que pensamos con palabras. Y si las palabras se usan mal, si se tergiversan, si se pronuncian mal como ocurre  muchas veces, ¿qué pensamiento van a expresar? Eso es frustrante. No tenemos otra cosa, salvo las palabras. Somos las palabras que usamos. Nuestra vida es esto. Contrariamente a lo que se cree, nadie escribe para él. Somos personas que escribimos para entender. Lo primero que se dice al poder es NO. No un NO porque sí. Sino porque el poder debe ser vigilado permanentemente. El poder siempre tiende a abusar, a excederse. La palabra que más me gusta decir es NO. Siempre llega un momento en la vida en que hay que decir NO. El NO es la única cosa efectiva y transformadora que niega el status. Pues hay quien intenta aprovecharse de un status de autoridad. Entonces, llega el momento de decir NO. La fatalidad del NO, con nuestra propia fatalidad, está en que no hay ningún NO que no se convierta en SÍ. El NO es absorbido y tenemos que vivir  más tiempo con el SÍ.”

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: