Sitges 2010, ¡queremos más sangre!

13 10 2010

Sábado por la mañana. Esto ya empieza a tomar forma. Hace calor, comienza el puente y el pequeño pueblo de Sitges de calles estrechas, empinadas y serpenteantes ya está repleto de gente. Los bares y las terrazas, desayunos de tostadas de tomate y aceite, los cafés, los guiris, los de las pelis de terror…

Cine Prado, 11 de la mañana: Vampires. Un falso documental – o Mockumentary – belga. Lo que me gusta de este festival son sus cines. El Prado, con su apariencia de circo con un telón rojo pintado alrededor de la pantalla y sus frescos en las paredes y en el techo. Las butacas rojas antiguas, desvencijadas, más cómodas incluso que las modernas. ¿Cuántas películas se habrán proyectado en esta sala? ¿Cuántas personas diferentes de este bello rincón de España habrán soñado aquí sentados? Es por estas sensaciones por las que las grandes salas de cine nunca deberían desaparecer.

Las gemelas de Sitges

A lo que vamos, Vampires de Vincent Lanoo, falso documental distinto, divertido, sobre un equipo de periodistas que decide hacer un documental sobre una familia habitual de vampiros afincados en Bruselas. Con sus litros de sangre, caza de humanos, féretros como camas, falta de tabúes sexuales… todas las reglas vampíricas pero en el plano actual y contado con gusto. Quizá resulte un documental un tanto largo, y los chistes de siempre pero ha parecido tener buena acogida entre el público. Además, no ha faltado la crítica social al bienestar de la sociedad europea, un continente donde los vampiros ya no tienen necesidad de perseguir doncellas porque los gobiernos se encargas de proporcionarles inmigrantes ilegales como vianda.

Los vampiros están de moda, eso está claro. Y si no, que se lo digan a las chiquillas que estaban durmiendo en la puerta del Auditori, pegadas a la alfombra roja con el saco de dormir desde las 4 de la mañana que las vimos cuando salíamos de ver El Resplandor. Bueno, las vimos a esa hora, no sé desde qué hora estarían, esperando la llegada de uno de los vampiros de Crepúsculo. No entiendo de la saga, pero por lo visto venía el hermano del Edward Cullen. ¡Durmiendo en el suelo (tres o cuatro chicas, la verdad es que no eran más) por uno de los hermanos del guapo de la peli de Crepúsculo! No quiero saber qué harían si se tratara del protagonista. Pero vamos, hijas mías, que estáis en el Festival de Sitges, no creo que os quiten el sitio aunque vayáis una hora antes de que empiece. (Aunque nunca se sabe el tirón que puede tener el hermano del vampiro).

Tráiler de Vampires: http://www.youtube.com/watch?v=_L0ESY57bf8

Una de las mejores películas de terror del Festival en lo que llevamos de semana, es sin duda, la uruguaya La Casa Muda. Lo fantástico del filme es que todo él es un plano secuencia. Sí, como leen. Gustavo Hernández consigue rodar una historia de terror basada en hechos reales en una secuencia de alrededor 70 minutos y en tan sólo un fin de semana. ¿Cómo? Bueno, hay que verla… Pero mis enhorabuenas y elogios, porque me parece todo un gran trabajo de dirección. Basado en una historia sin resolver que se publicó en la prensa de Uruguay en los años 50 cuando la policía encontró dos cadáveres en una casa abandonada, además de un montón de fotografías que revelaban una terrible historia como trasfondo. La película intenta recrear qué pudo suceder en esa casa, grabado con el modo vídeo de la cámara fotográfica Canon 5D, siguiendo cada paso de la protagonista y aprovechando las posibilidades narrativas del plano subjetivo. Al estilo de [Rec], El Proyecto de la Bruja de Blair o Monstruoso, texturas rugosas, la oscuridad y grandes sustos. Una experiencia intensa tanto por lo radical de la propuesta estética como por la tensión y violencia a tiempo real.

Casa Muda

El estreno del sábado noche fue la española Carne de Neón con Mario Casas, Macarena Gómez, Dámaso Conde y Ángela Molina, escrita y dirigida por Paco Cabezas, que vuelve a Sitges después de sus cortometrajes Aparecido y el que lleva el mismo nombre que este largometraje. Paco Cabezas destila simpatía y buen rollo, se nota que está muy orgulloso de poder presentar por fin Carne de Neón, pues lleva detrás de ella diez años aunque también reconoció su acojone por estar compitiendo para la selección oficial del festival. Carne de Neón ha tardado en ver la luz debido a la continua negativa de varias productoras para financiar el rodaje. Finalmente, sobre todo por méritos propios pero también gracias a financiación europea y a trasladarse a rodar a Argentina -que recortó los costes- ha podido realizar esta historia sobre gente de la calle, la vida de los trapicheos con drogas y otros negocios ilegales. Lenguaje soez en una especie de viaje LSD, como ha definido el director, y en el que quiere que se sumerjan todos los espectadores. Basado en su propia experiencia, de sus recuerdos de infancia en Sevilla, (por eso define la historia como sur-realista) una historia de cosas que pasan, de personas cuyos días transcurren por todos los géneros, la comedia y el drama. Mario Casas da vida a un chaval cuya madre –la siempre maravillosa Ángela Molina, y que en este caso salva bastante la película- está a punto de salir de la cárcel y le regala con sus ahorros un prostíbulo. La sinopsis convence, pero el desarrollo deja que desear resultando una historia como las de siempre y de personajes muy explotados en el género: El travesti, la yonki, las putas y sus chulos; una de cada cuatro palabras es joder, y las otras dos son “tío, angelito, no me jodas”. Buena la dirección de arte, la edición y el vestuario, que como señalaba Macarena Gómez, es primordial para el trabajo de los actores ya que les involucra aún más en su papel.

Jonah Hex

Por la noche, lo más esperado y especial del Sitges Film Festival: la maratón. Madrugada que comienza a la 1 de la mañana en el Auditori y que termina a las 6 de la mañana con tres películas. En este caso: el corto español Quédate Conmigo otra vez con Macarena Gómez, Jonah Hex, Frozen y After.Life. Sólo puedo comentar sobre Frozen, ya que si no me hubiera dormido en las otras dos hubiera sido un total de seis películas en un día, y la cabeza y la falta de sueño no daba para más. Dicen que Johan Hex, con Megan Fox, John Malkovich, Josh Browling y dirigida por Hawling – una mezcla de thriller y western- será una próxima película de culto. Tal vez. Sólo diré que Frozen trata sobre tres amigos que se marchan a esquiar un fin de semana y se quedan atrapados en un telesilla. Bueno, pues se pasan la película en el telesilla, pero la opinión generalizada de la sala dedujo que fue la mejor de las tres. Nos mantuvieron despiertos los tres del telesilla, a pesar del guión flojo y de lo que es en sí la película, pero estuvo interesante y graciosa.

Muy flojita la maratón, nos acordamos de la Xtreme del año pasado con la fantástica Masacre traída desde Indonesia. ¡Sitges 2010, queremos más sangre!

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: