Mi mancha manchega, en palabras de un argentino en los años 50

25 10 2010

“A medida que el tren se adentra en la llanura el tiempo invierte sudirección, retrocede, se hace más lento. Allí una vetusta iglesia, allá una majada, más lejosun labrador. Y siempre la extensión, la distancia, el silencio. De pronto, en el horizonte, elojo descubre una silueta estrafalaria y, detrás, otra grotesca; el que va adelante enarbola unalanza, el otro azuza su asno. Hasta que después de tres horas el tren se detiene en Alcázar deSan Juan, que es como decir la Delfos manchega porque constituye un nudo ferroviario.Desciendo, piso conmovido el suelo santo de los idealistas, pregunto por el tren al que debotrasbordar para ir a Argamasilla de Alba. Y cuando me señalaron una antiquísima locomotora y un destartalado vagón confirmé que me estaba aproximando al siglo dichoso en el cual vivió Don Quijote de la Mancha. Los cuatro pasajeros que ocupan los incómodos asientos de madera hacían más notable la ilusión, pues ese viejo campesino de nariz aguileña y un solo ylargo diente ¿no parecía maese Nicolás? Y esas aldeanas vestidas de negro, parcas y graves¿no serían Ama y Sobrina? Y la colegiala carirredonda, de mejillas sonrosadas y mirada inocente ¿no era acaso la mismísima labradora que Alonso Quijano vio apenas cuatro vecesen doce años pero a quien amó “más que a la lumbre de estos ojos que ha de comer la tierra?”.El trepidante convoy avanzaba ahora por el corazón de la Mancha. El cielo sin nubes se extendía hacia el horizonte; una mujer se inclinaba junto a su vid; un flaco jamelgo arrastraba lentamente el arado. Me acordé de Azorín: “Sólo recorriendo estas llanuras,empapándose de este silencio, gozando de la austeridad de este paisaje, es como se acaba deamar del todo íntimamente, profundamente esta figura dolorosa. ¿En qué pensaba donAlonso Quijano, el Bueno, cuando iba por estos campos a horcajadas de Rocinante, dejadaslas riendas de la mano, caída la noble, la pensativa, la ensoñada cabeza sobre el pecho?¿Qué planes, qué ideales imaginaba? ¿Qué inmortales y generosas empresas ibafraguando?”. Finalmente el traqueteo cesa: estamos en Cinco Casas, la pequeña estación deArgamasilla desde donde hay que hacer todavía un kilómetro para llegar al poblado.

(…)

Argamasilla de Alba es -a pesar de alguna discrepancia- aquel lugar de la Mancha, decuyo nombre no quiso acordarse el autor del Quijote. Los indicios son precisos yconcordantes: los versos de los académicos de Argamasilla que cierran la primera parte del libro; la tradición según la cual Cervantes empezó a escribir la obra en el calabozo subterráneo conocido como la Cueva de Medrano; el caso de don Rodrigo de Pacheco, que habría inspirado el personaje de Don Quijote; la casa de Sansón Carrasco, habitada desde tiempo inmemorial por gente apellidada Carrasco; la mención que se hace en el falso Quijote de Argamasilla de Alba como patria del héroe. Por si todo eso fuera poco podríamos agregar la fisonomía y los gentilicios de los argamasillescos -Manzaneque, Quiñones, Quintanar- que parecen salidos del libro de Cervantes. ¿Qué puede extrañar, en consecuencia, que en Argamasilla se tenga al Ingenioso Hidalgo por persona de carne y hueso, un vecino que nació,vivió y murió en el pago como cualquier otro? Por eso, cuando Azorín -tal como cuenta en La ruta de Don Quijote- se atrevió a ponerlo en duda, uno de los académicos puso el grito en elcielo: “¿Sabes lo que dice el señor Azorín? Que Don Quijote no ha vivido nunca en Argamasilla”. Esa era también, en ocasión de mi visita, la convicción de los lugareños que, en su desvarío, acababan de reconstruir un molino de viento al que habían bautizado con elnombre de Pero Pérez, el cura amigo de Alonso Quijano y ejecutor del auto de fe en subiblioteca. Locura no muy distinta de la que aquejó al buen hidalgo, y además hereditaria,como lo saben los turistas que siguen recorriendo el santuario manchego y se sientan a degustar los platos de la gastronomía local: gachas, pisto y asadillo, calderetas de cordero,duelos y quebrantos, queso de auténtica oveja merina.”

 

Por la Ruta de Don Quijote, de Horacio Castillo.





Celebrando a Saramago

22 10 2010

18 de octubre. Y como cada 18 de cada mes, celebramos a Saramago. Porque aunque como una brecha a la humanidad su pérdida signifique, le celebramos como hombre, como pensador y comunicador.

El escenario del Auditorio Pilar Bardem de Rivas Vaciamadrid acogió a muchos de sus amigos, que vinieron para recordar sus palabras a través del nuevo libro que presenta Alfaguara, “Saramago en sus palabras”, y que recoge fragmentos de conferencias que dio José por todo el mundo, escritos o conversaciones sobre su visión del mundo: política, comunicación, derecho, filosofía, amor, la sensibilidad…

Fue un tributo emocionante, lleno de esperanza por la persona que trabajó durante toda su vida por sembrar justicia a través de palabras. Fue  un agricultor – y es que nació en el seno de una familia de agricultores- sembrando semillas de las que empiezan a brotar árboles fuertes. Y es nuestra tarea ahora seguir regando la tierra que él nos dejó preparada. Sin descanso, sin parar ni un solo día.

Uno de los amigos de José más aplaudidos en la noche del lunes fue el Juez Baltasar Garzón que reconoció estar muy orgulloso de estar allí recordando a un hombre comprometido, honesto, bueno y que siempre estuvo cuando se le necesitó y que no renunció a ninguna de sus ideas. ” (…) y decimos  aquello que pensamos con palabras. Y si las palabras se usan mal, si se tergiversan, si se pronuncian mal como ocurre  muchas veces, ¿qué pensamiento van a expresar? Eso es frustrante. No tenemos otra cosa, salvo las palabras. Somos las palabras que usamos. Nuestra vida es esto. Contrariamente a lo que se cree, nadie escribe para él. Somos personas que escribimos para entender. Lo primero que se dice al poder es NO. No un NO porque sí. Sino porque el poder debe ser vigilado permanentemente. El poder siempre tiende a abusar, a excederse. La palabra que más me gusta decir es NO. Siempre llega un momento en la vida en que hay que decir NO. El NO es la única cosa efectiva y transformadora que niega el status. Pues hay quien intenta aprovecharse de un status de autoridad. Entonces, llega el momento de decir NO. La fatalidad del NO, con nuestra propia fatalidad, está en que no hay ningún NO que no se convierta en SÍ. El NO es absorbido y tenemos que vivir  más tiempo con el SÍ.”





Sayonara, Sitges…

21 10 2010

Finalizó el Festival ya hace unos días. Empache de películas pero con un balance muy positivo de lo que ha supuesto en su totalidad. Sitges es una experiencia cinematográfica que sólo ocurre  allí. Transgresora, innovadora, pero sobre todo, divertida.

En cuanto a los premiados, sorprendida por Rare Exports: A Christmas Tale. Que sí, muy bien que Joulupukki (el verdadero nombre del personaje mítico lapón) haya llegado antes de tiempo este año; que se cuente la verdadera historia oculta y maligna de Papá Noel y se critique a Coca Cola por haber amoldado la leyenda a su propio interés. Pero más allá de una fantástica fotografía y que el pulso de la tercera mitad de la película se acelere y se sazone con humor de hombretón sami del norte de Europa, no le encontré un mayor interés. Bueno, sí, la actuación de los niños, que ha sido lo que más me ha gustado en general de todo el Festival. Muchos niños, ya lo sabemos, en el género fantástico y de terror el alma de las pelis y un casting general muy bueno.

A Christmas Tale

Una delicia que nos otorga el director Jaimari Helander para mostrarnos cómo se vive en esta despoblada zona del planeta y escuchar un cuento navideño en sami. Pero, al fin y al cabo, tal y como describimos la historia al llegar a casa, la peli va de un grupo de científicos estadounidenses que desentierran a papá noel en Laponia, salen los duendes que son hombres setentones en paños menores secuestrando niños – así, de repente- y son dos familias -padres e hijos, pues no aparece ninguna mujer en los 80 min. de metraje- con el pequeño Pietari en cabeza quienes se hacen con un plan para el día de navidad para atrapar a todos estos vejetes que corretean por la nieve. Muchísimos aplausos al final por parte del público, eso sí.

El último día vimos tres grandes películas: la Palm d’Or del Festival de Cannes, Uncle Boonmee who can recall his past lives; Bedevilled, nuestra favorita; y Finisterrae, la peor película que hemos visto nunca. Suena bien, ¿eh?

Bedevilled, coreana, dentro del Fantàstic Competició. No se llevó ningún premio, pero al menos tuvo mención especial en la Semana de la Crítica de Cannes de este 2010.

Jeng Cheol-soo nos cuenta la historia de Hae-won, que a causa de un problema en el trabajo le dan unos días libres para que se relaje y decide volver a su ciudad natal, situada en una pequeña isla cercana a Seúl. Allí se reencuentra con su mejor amiga de la infancia y con el resto de aldeanos de tan diminuta sociedad, anclados en la corea profunda y oscura de principios de siglo. Ajenos por completo al desarrollo del que uno de los países más acelerados del mundo en la actualidad. Esta historia, además de narrar lo que supone este contraste entre la modernidad -el futuro de un determinado modo de ver las cosas- y el pasado, la vida rural o el patriarcado machista – enmarca una bella historia del papel de la mujer en este país antes, ahora y después. Cocida a fuego lento, nos sumergimos en esta pequeña isla con siluetas de mujer para relacionarnos con todos sus habitantes. Primero con la sumisa Hae-won, después con su mejor amiga que ha sufrido durante toda su vida la vejación de todos los hombres jóvenes del pueblo, incluido su marido; y más adelante con la hija de esta, la dulce niña que da el punto inocente y dulce a la película.

Bedevillled

Seo Yeong-Heui en Bedevilled

Tras dos primeros tercios tranquilos y apacibles, aguantando marea y callando… conflicto y ataque. A por todos y venganza. Muy buena tercera parte, habían creado el clima perfecto para que todos estuviéramos del lado de la asesina. ¡Por las injusticias, el maltrato a la mujer, y por tantos siglos de desigualdad!

 

 

 

Uncle Boonmee de Apichatpong. Palma de Oro en el Festival de Cannes 2010. La perla del año.

Uncle Boonmee

No pude ver a la ganadora en el propio Cannes. Vi casi todas las de la selección oficial, pero ésta la proyectaron en los últimos días cuando ya notábamos el cansancio y la sinopsis no nos decía nada. Así que, tras la desilusión de haber estado en un festival tan importante y no haber podido ver a la ganadora me encantó descubrir que el tema tiraba por los derroteros de lo fantástico y que estaba en Sitges. Pero… después de verla no sabría definir qué opinión tengo acerca de la misma. Reconozco que tenía mis favoritas entre otras Biutiful de Iñárritu, y Un homme qui crie (A screaming man) de Mahamat-Saleh Haroun, y que después de ver Uncle Boonmee las recordé aún más. Seguramente me hubiera indignado al descubrir el ganador si la hubiera visto durante la muestra, pero entiendo que esta película haya sido la premiada. Trasciende a otro nivel. Apichatpong te deposita en plena selva thailandesa y allí, apáñatelas como puedas. Te envuelve la atmósfera relajante de la naturaleza, de los habitantes del bosque y de los espíritus. De los últimos días de vida de Uncle Boonme, de su relación con los vivos y los muertos; de su tono de voz tan peculiar. Significa un viaje a través de la selva, de la vida de Boonmee. En fin, no me voy a andar con rodeos, creo que esta película ha sido premiada por la forma de hacer cine que tiene el director, porque es una película que se crecerá con los años; por la fenomenal forma que tiene de contemplar el sistema de la globalización y los estragos que ha causado en las poblaciones autoctónas, culturas y pueblos del mundo. Las grandes diferencias en valores y creencias. Lo natural y lo menos natural -por no llamarlo artificial.-  Una reflexión de hacia dónde van unos, dónde van otros y que lo que dejamos atrás – que es lo que ha venido siendo hasta ahora- se va para no volver. Como en una ruptura total de dos mundos completamente diferentes. La diversidad por el Gran Homogéneo.

Os dejo un link con la única canción que aparece en la película.

Finisterrae, o lo peor que hemos visto en nuestras vidas. Es un intento de película experimental realizada por dos directores catalanes. La idea de ver a dos fantasmas recorriendo el camino de Santiago nos pareció fabulosa. Pero, por alah santo buda, resulta que es de un par de actores que se cuelgan una sábana y se largan a hacer el camino para volver a ser “seres vivos”. Son rusos y por eso toda la película, que además de lenta, está en ruso. Y el ritmo es tan lento como si en vez de fantasmas fueran tortugas… y se paran a ver cada rincón, cada hierbajo, cada paisaje. Y hablan sobre la vida en el ruso este de los doblajes tan horribles que han hecho rusos y soviéticos. Finalmente llegan a Finisterre y por arte de magia se convierten en ranas, y aparecen sorprendentemente en un palacete donde por los pasillos pasea un reno y llega un tío y ve a la rana y la besa. Y el fantasma ruso se convierte en princesa. (¡Clap, clap, clap!). Qué siestaza con la boca abierta que me pegué al lado de uno de los directores…

 

Y colorín colorado, creo que este cuento se ha acabado. Sayonara, Sitges. Nos ha encantado la experiencia y repetiremos siempre que podamos.

Agradecimientos a Ángel Sala, Pau Teixido, el chavalillo de los tickets de prensa, al camarero del Izarra, Bodegas Marfil Alella, María y familia, amb tots ustets , please welcome Fina Brunet,  los taxistas y la camarera del donostiarra… ¡¡¡por hacer todo esto posible!!!

 





15 10 2010

Que si la tabla de madera de un somier en la boca, un decapitado a hozazos, un leve empujoncito con el pie a una escalera para que alguien que está subido en ella se caiga de un segundo piso, un pene en un ojo, o unas sensuales garras arañando un vientre envuelto en látex… hemos visto tantos tipos diferentes de muertes en tan pocos días que la cabeza empieza a estar un poco pesada. Por decir que se nos está empezando a ir la pinza, vamos. Ha llegado un momento en el que ya no sabemos ni en qué día estamos, ni qué película vamos a ver, si esto es sano, si la gente muere bien o no y qué tal matan los asesinos. Y es que han sido más de 25 películas en una semana…

Supongo que mañana, cuando se dé a conocer el palmarés de premiados, la cosa estará entre Rubber (el neumático asesino), Secuestrados o La Casa Muda; o podríamos aventurarnos por Bedeville -la coreana de la que acabamos de salir-. Nunca se sabe, personalmente ha estado flojo y no tengo ningún favoritísimo.

Comentemos la del director de Saw, James Wan. El simpatiquísimo personaje que nos ofreció un entretenidísimo poltergeist del siglo XXI. Este chico sabe lo que hace pues ha realizado una típica peli de casa del terror pero innovando elementos. Sus puntos cómicos y con un buen sabor final. Insidious.

Insidious

Una familia de padres jóvenes con sus tres hijos pequeños se mudan a una nueva casa en un buen barrio de cualquier ciudad de Estados Unidos. Pero, algo empieza a ir mal. Y por fin James te responde a todas las preguntas lógicas que se hace cada persona cuando ve una peli sobre una casa encantada. Si sabes que los desvanes a oscuras siempre esconden algo extraño y amenazante, ¿para qué subes? En Insidious ya no vuelven a subir más al desván. Si en tu casa hay fantasmas que abren puertas, te espían mientras duermes y se te aparecen hasta a medio día, ¿por qué no te mudas? En Insidious se mudan de casa. Si continuas viendo espíritus y nadie te cree, por lo tanto te consideran como loca… ¡no le llores a tu suegra! Bueno, pues en esta peli es la suegra la que apoya a su nuera con el rollo de los fantasmas.
Extraños seres de otro mundo bajan a jugar con los vivos, por lo tanto se te pueden aparecer en cualquier momento y de cualquier forma. Los viajes astrales, fenómeno que he oído bastante poco en ficción y del que James Wan saca un estupendo partido. Además de una estética clásica y simbólica sobre la muerte pero a su vez muy cómica. Muy buena, me gustó, y James Wan también cuando apareció a presentar su peli con cara de dormido a las 7 de la tarde y reconoció que le acababan de despertar hacía diez minutos porque estaba durmiendo la mona de las fiestas que se estaba pegando en Sitges.
Dream Home.

Dream Home

En esta sociedad del neoliberalismo y la especulación inmobiliaria, donde cada vez más personas tienen cada vez menos y donde el dinero y el poder acampan a sus anchas sucede la película de Dream Home. En la fabulosa Hong Kong como escenario y como lema principal que si vives en una ciudad y sociedad de locos tienes que volverte tú más loco para sobrevivir nos encontramos con el personaje maravilloso de una joven que hará de todo por hacerse con el apartamento de sus sueños. Todo tiene un porqué, y se remonta a su infancia. Macabra y un tanto gore, embalsamada de humor negro que la hace ser una asesina dulce y con un buen gusto para matar. A esta peli me refería cuando comentábamos sobre el nivel de las muertes. Esta tipa sabe matar muy bien  y sus víctimas también mueren de una manera origina. Hay que verla. Su objetivo es acabar con todo un edificio de vecinos y se carga a los ricos, a los jóvenes niños ricos fumetas que se aprovechan de chicas drogadas para meterles mano, del capullo de su amante y de todo el que se pone por delante para impedirle comprar el piso. Además, aprovecha el director para hacer una crítica de la política del suelo en todo el mundo, del cambio que han dado las ciudades en tan poco tiempo como gran ejemplo las grandes urbes chinas. Volvimos por un momento al circo romano donde el que mejor sangre derramaba mejores aplausos recibía.
Y esto es lo que le gusta al público: sexo y violencia. Son los sentimientos más sensacionales del ser humano. Y es que la película que más nos haga sentir esto más la alabaremos. Supongo, con estas opiniones, por razonar de algún modo la horripilante, A Serbian Film. Ángel Sala, director del festival, ya dijo el primer día en una entrevista radiofónica que era una película muy dura y que no volvería a ver ni siquiera en el pase oficial. La sinopsis habla de un actor porno de mediana edad, ya jubilado al formar una familia, al que se le ofrece un trabajo especial envuelto en secretos por el que le dan una cuantiosa suma de dinero la cual le permitiría vivir sin problemas hasta el resto de los días de su pequeño de 7 años. Pues allá que fuimos, ¿cómo no? Queríamos saber hasta qué punto llegaba. Comienza flojita, está muy bien hecha y la historia te atrapa desde el principio. Pero llega a un punto en el que se hace insoportable, sobrepasando los límites de lo que yo considero normal. Nunca había salido del cine con ganas de vomitar. Asegurao. Que a la gente le mole ese rollo… me parece enfermizo. Lo digo porque ese mismo día, en un descanso entre una película y otra fui al baño y escuché como una chica le contaba a otra que la Serbian Film le había parecido flojita. Esta peli puede ser todo lo que queráis, pero… ¿flojita? Una cosa es ir de guay y otra es pasarse. Una cosa más, ¿ quiénes serán los padres de los niños actores que les han permitido participar en un rodaje así?
Seguiré comentando…




Super Sitges

13 10 2010

Y ha llegado a Sitges la única película en 9 años de John Carpenter, The Ward. Nos trae un thriller de lo más clásico, pero con buenos sustos e historia. La guapísima Amber Heard da vida a Kristen, una joven que ingresa en un psiquiátrico tras haber prendido fuego a una granja en Estados Unidos. Aparentemente barata, aburrida y plana. Con todo visto, chicas monas, pasillos oscuros y tétricos del centro pisiquiátrico y otros elementos chirriantes. Pero no os dejéis engañar por las apariencias  y confiad en Carpenter. Es una buena película que nos devuelve el gusto por el cine de terror clásico.

 

Amber Heard en The Ward

 

 

¿Qué decir de la esperada The New Daughter? Dirigida por el español Javier Berdejo y protagonizada por Kevin Costner, Ivana Baquero y el pequeño Gattling Griffiths. Un español que se va a rodar su primer largo a Estados Unidos. Le ofrecen un guión basado en un cuento fantástico de John Connoly y acepta encantado. Lo que vimos fue una especie de drama familiar con tintes oscuros. Comienza bien, buenas imágenes, cuidada fotografía en tonos miel y canela. De una casa en medio de un bosque otoñal. Un Kevin Costner que se muda con sus dos hijos a esa nueva casa, al que da gusto ver como padre tierno que sólo tiene en mente el cuidado de sus hijos. Una Ivana Baquero en plena adolescencia,  rebelándose ante el cambio y cambiando de comportamiento hasta convertirse en “otra hija”. Y una monada de Gattling Griffits.

Gattling Griffits en The New Daughter

No empieza mal, de verdad. Se ve que el director rodó la película con buenas intenciones. Pero el final es una broma. Te cuentan una mitología en tres líneas y con eso ya date por satisfecho. Una Ivana Baquero en un intento de ser diabólica pero que sólo evoca lástima. Y un climax final en el que no se entiende el porqué de nada y que sólo te hace pensar:¿Hola?

Tan indignadas salimos de la película que acudimos sin pensarlo a la rueda de prensa. Ya sabíamos que Kevin Costner no vendría, -para decepción de nuestras madres y sus amigas- pero queríamos saber cómo resolvía esto el director en público. Nos sentamos en las primeras filas y esperamos. Paula tenía algunas preguntas para hacerle a Berdejo e Ivana:

¿Es esta película en realidad un encargo? ¿Te ha parecido sensual Kevin Costner en el rodaje a pesar de que hiciera de tu padre? ¿Se debe a algo ese look gótico de Ivana?

Nos callamos la boca, claro. Pero mientras entraban a la rueda de prensa los comentarios eran: Yo no voy a aplaudir. Es que no cuela… esta película no cuela.

Pobre Berdejo. Se mostró serio y humilde, siendo consciente de la película que trae bajo el brazo. Se nota que ha peleado por rodar lo que ha querido, que le gustó el proyecto que le ofrecieron en un principio, pero que finalmente ha sido una lucha entre los productores y él por la película. Me parece que es y será un gran director, pero que se ha marchado a probar suerte a Hollywood demasiado pronto. Seguro que esta película le ha significado un profundo aprendizaje. Nos contó que trabajar con Kevin ha sido muy fácil y una de las cosas que mejor ha fluido en el rodaje. Muy colaborador con los niños a la hora de trabajar, ya que él también tiene gran experiencia como director. Lo bueno de la película es la fotografía, la música de Javier Navarrete y los planos amplios en los que los actores tienen más espacio y libertad para interpretar.

En cuanto a los monstruitos que aparecen en pantalla nos contó que son deidades subterráneas humanoides. (Venga). Son como bichos o topos humanos que viven en las profundidades. ¡Y es que resulta que la niña se enamora de uno de ellos! (Siento desvelar este pequeño dato, pero es que nos quedamos todos tan sorprendidos ante esto que lo tenía que contar).

Lo mejor de la rueda de prensa fueron las preguntas que sí que hicieron los periodistas. Este es uno de los grandes secretos de la historia de la humanidad: las ruedas de prensa por dentro. El artículo, el reportaje, el corte… todo es muy bonito una vez editado, pero nadie cuenta lo que hay detrás de todo eso. ¡Las preguntas que hacen los periodistas!

¿Podrías darnos la clave de lo que pasa en la toma final de la película? Pregunta para Ivana, cuéntanos un poco esa transformación de niña a adolescente de modo enfermizo que llevas en la película. ¿Es intimador trabajar con Kevin Costner? ¿Cómo ha sido para ti la experiencia de doblarte para la película? Porque te has doblado tú, ¿no? (Todo el mundo con cara de póker). Ivana: No, pero si es mi voz. En español sí que me he doblado yo. Es que sé inglés porque he estudiado en un colegio bilingüe.

Un espectáculo. Evidente es la fama que tenemos los periodistas, bien ganada.

Y por fin: SUPER, de James Gunn. ¡Por fin puedo comentar una película que me ha gustado!

Ellen Page y Rainn Wilson

No comentaré mucho porque esta peli es para verla.

Todo un cómic que puede pasar. Un cómic traído a la esfera terrenal, de un chaval que decide hacerse superhéroe -sin poderes- ya que el malísimo -Kevin Bacon- le ha robado a su chica -Lyv Tyler-. El típico pringado y feotillo-ahora protagonista de todas las series y pelis, las modas…- al que un grupo de chungos drogatas le roban la novia, que es ex-alcohólica, para devolverla a la mala vida. Él, Rainn Wilson, motivado por una serie de televisión sobre superhéroes y unos cuantos cómics decide enfundarse en la lycra y acabar con las injusticias en el mundo, además de recuperar a su chica. Será acompañado por una fantástica heroína, dependienta de una tienda de cómics, a la que da vida Ellen Page. Divertida, con una buena introducción, primer acto y desenlace. Aunque lo mejor que pasa en la peli es lo que sucede “in between blanks”, es decir, en los márgenes de las viñetas.

Dicen que es muy parecida a Kick-Ass, pero no la he visto así que puedo decir que esta peli me ha parecido una pasada. Sobre todo el personaje de Page, que hacía a la gente aplaudir y vitorear cada vez que se cargaba a alguien. ¡Me encantas, Ellen Page!

El festival se va mejorando poco a poco. En la próxima crónica hablaré de las fantásticas: Insidious, de James Wan, Dream Home y Rare Exports: A Christmas Tale.





Sitges 2010, ¡queremos más sangre!

13 10 2010

Sábado por la mañana. Esto ya empieza a tomar forma. Hace calor, comienza el puente y el pequeño pueblo de Sitges de calles estrechas, empinadas y serpenteantes ya está repleto de gente. Los bares y las terrazas, desayunos de tostadas de tomate y aceite, los cafés, los guiris, los de las pelis de terror…

Cine Prado, 11 de la mañana: Vampires. Un falso documental – o Mockumentary – belga. Lo que me gusta de este festival son sus cines. El Prado, con su apariencia de circo con un telón rojo pintado alrededor de la pantalla y sus frescos en las paredes y en el techo. Las butacas rojas antiguas, desvencijadas, más cómodas incluso que las modernas. ¿Cuántas películas se habrán proyectado en esta sala? ¿Cuántas personas diferentes de este bello rincón de España habrán soñado aquí sentados? Es por estas sensaciones por las que las grandes salas de cine nunca deberían desaparecer.

Las gemelas de Sitges

A lo que vamos, Vampires de Vincent Lanoo, falso documental distinto, divertido, sobre un equipo de periodistas que decide hacer un documental sobre una familia habitual de vampiros afincados en Bruselas. Con sus litros de sangre, caza de humanos, féretros como camas, falta de tabúes sexuales… todas las reglas vampíricas pero en el plano actual y contado con gusto. Quizá resulte un documental un tanto largo, y los chistes de siempre pero ha parecido tener buena acogida entre el público. Además, no ha faltado la crítica social al bienestar de la sociedad europea, un continente donde los vampiros ya no tienen necesidad de perseguir doncellas porque los gobiernos se encargas de proporcionarles inmigrantes ilegales como vianda.

Los vampiros están de moda, eso está claro. Y si no, que se lo digan a las chiquillas que estaban durmiendo en la puerta del Auditori, pegadas a la alfombra roja con el saco de dormir desde las 4 de la mañana que las vimos cuando salíamos de ver El Resplandor. Bueno, las vimos a esa hora, no sé desde qué hora estarían, esperando la llegada de uno de los vampiros de Crepúsculo. No entiendo de la saga, pero por lo visto venía el hermano del Edward Cullen. ¡Durmiendo en el suelo (tres o cuatro chicas, la verdad es que no eran más) por uno de los hermanos del guapo de la peli de Crepúsculo! No quiero saber qué harían si se tratara del protagonista. Pero vamos, hijas mías, que estáis en el Festival de Sitges, no creo que os quiten el sitio aunque vayáis una hora antes de que empiece. (Aunque nunca se sabe el tirón que puede tener el hermano del vampiro).

Tráiler de Vampires: http://www.youtube.com/watch?v=_L0ESY57bf8

Una de las mejores películas de terror del Festival en lo que llevamos de semana, es sin duda, la uruguaya La Casa Muda. Lo fantástico del filme es que todo él es un plano secuencia. Sí, como leen. Gustavo Hernández consigue rodar una historia de terror basada en hechos reales en una secuencia de alrededor 70 minutos y en tan sólo un fin de semana. ¿Cómo? Bueno, hay que verla… Pero mis enhorabuenas y elogios, porque me parece todo un gran trabajo de dirección. Basado en una historia sin resolver que se publicó en la prensa de Uruguay en los años 50 cuando la policía encontró dos cadáveres en una casa abandonada, además de un montón de fotografías que revelaban una terrible historia como trasfondo. La película intenta recrear qué pudo suceder en esa casa, grabado con el modo vídeo de la cámara fotográfica Canon 5D, siguiendo cada paso de la protagonista y aprovechando las posibilidades narrativas del plano subjetivo. Al estilo de [Rec], El Proyecto de la Bruja de Blair o Monstruoso, texturas rugosas, la oscuridad y grandes sustos. Una experiencia intensa tanto por lo radical de la propuesta estética como por la tensión y violencia a tiempo real.

Casa Muda

El estreno del sábado noche fue la española Carne de Neón con Mario Casas, Macarena Gómez, Dámaso Conde y Ángela Molina, escrita y dirigida por Paco Cabezas, que vuelve a Sitges después de sus cortometrajes Aparecido y el que lleva el mismo nombre que este largometraje. Paco Cabezas destila simpatía y buen rollo, se nota que está muy orgulloso de poder presentar por fin Carne de Neón, pues lleva detrás de ella diez años aunque también reconoció su acojone por estar compitiendo para la selección oficial del festival. Carne de Neón ha tardado en ver la luz debido a la continua negativa de varias productoras para financiar el rodaje. Finalmente, sobre todo por méritos propios pero también gracias a financiación europea y a trasladarse a rodar a Argentina -que recortó los costes- ha podido realizar esta historia sobre gente de la calle, la vida de los trapicheos con drogas y otros negocios ilegales. Lenguaje soez en una especie de viaje LSD, como ha definido el director, y en el que quiere que se sumerjan todos los espectadores. Basado en su propia experiencia, de sus recuerdos de infancia en Sevilla, (por eso define la historia como sur-realista) una historia de cosas que pasan, de personas cuyos días transcurren por todos los géneros, la comedia y el drama. Mario Casas da vida a un chaval cuya madre –la siempre maravillosa Ángela Molina, y que en este caso salva bastante la película- está a punto de salir de la cárcel y le regala con sus ahorros un prostíbulo. La sinopsis convence, pero el desarrollo deja que desear resultando una historia como las de siempre y de personajes muy explotados en el género: El travesti, la yonki, las putas y sus chulos; una de cada cuatro palabras es joder, y las otras dos son “tío, angelito, no me jodas”. Buena la dirección de arte, la edición y el vestuario, que como señalaba Macarena Gómez, es primordial para el trabajo de los actores ya que les involucra aún más en su papel.

Jonah Hex

Por la noche, lo más esperado y especial del Sitges Film Festival: la maratón. Madrugada que comienza a la 1 de la mañana en el Auditori y que termina a las 6 de la mañana con tres películas. En este caso: el corto español Quédate Conmigo otra vez con Macarena Gómez, Jonah Hex, Frozen y After.Life. Sólo puedo comentar sobre Frozen, ya que si no me hubiera dormido en las otras dos hubiera sido un total de seis películas en un día, y la cabeza y la falta de sueño no daba para más. Dicen que Johan Hex, con Megan Fox, John Malkovich, Josh Browling y dirigida por Hawling – una mezcla de thriller y western- será una próxima película de culto. Tal vez. Sólo diré que Frozen trata sobre tres amigos que se marchan a esquiar un fin de semana y se quedan atrapados en un telesilla. Bueno, pues se pasan la película en el telesilla, pero la opinión generalizada de la sala dedujo que fue la mejor de las tres. Nos mantuvieron despiertos los tres del telesilla, a pesar del guión flojo y de lo que es en sí la película, pero estuvo interesante y graciosa.

Muy flojita la maratón, nos acordamos de la Xtreme del año pasado con la fantástica Masacre traída desde Indonesia. ¡Sitges 2010, queremos más sangre!





Sitges 2010: Segunda Jornada

12 10 2010

Fin de semana en el Festival de Sitges 2010 donde han predominado estrenos de películas españolas. En parte, porque ha habido un aumento de producciones y eso es buena señal. Pero aún nos queda mucho camino que recorrer, y por tanto, la calidad no ha sido la esperada. Poca cosa para el prime time del primer fin de semana del Festival, que es cuando más afluencia tiene. Quizá por eso da la sensación generalizada de que la muestra está desinflada este año. Muchas novedades, demasiadas películas en poco tiempo y anécdotas para rato.

Viernes por la mañana. Mientras el equipo de periodistas se agolpaban a las ruedas de prensa y photocalls del edificio del Auditori ante el estreno de la española “Agnosia” nosotras (la ya nombrada anteriormente, mi compañera Paula y una servidora) asistimos al pase de prensa minoritario de “Dispongo de Barcos” en el precioso cinema Prado. Escrita y dirigida por Juan Cavestany y compitiendo en la sección de ‘Noves Visions’, que es la que expone películas más innovadoras y transgresoras, con un gran reparto: Antonio de la Torre, Roberto Álamo, Diego París, Andrés Lima y Juanjo del Rey; y rodada con una handycam. Pero lo más atractivo de la película en sí es el halo experimental que la envuelve, el guión surrealista que pasa al humor absurdo con una pizca de thriller, y que el espectador se queda embobado y sorprendido frente a la pantalla esperando ver qué pasa. Es extraña, hasta los planos son graciosos; un género nada utilizado en nuestro cine y del que nos hace falta. Algo diferente. La historia trata sobre cuatro hombres, que puede que se conozcan de antes o puede que no, que traman cometer un robo en un escenario urbano del Madrid más sórdido. “Una comedia de acción mental acerca de la soledad, el miedo a la necesidad de recordar y un robo fallido” tal y como define el propio director. Una película hecha en familia, puesto que todos los actores y él mismo se conocen del grupo de teatro Animalario. Aquí dejo el tráiler para los interesados:

http://www.youtube.com/watch?v=FTgEzCKiZgE

Ya no se puede decir que cualquiera puede hacer cine, siendo que una de las cosas más importantes es el guión, sino nada se sostiene. Así que, españoles, déjense de lo de siempre que ya está muy visto. ¡A por los buenos guiones y grandes historias! ¡Po-de-mos!

Y lo quiero señalar precisamente por el estreno del día, “Agnosia” del director veterano en Sitges, Eduardo Mira. Un drama/thriller basado en finales del siglo XIX sobre una familia con intereses en los experimentos científicos. El reparto: Bárbara Goenaga como joven que sufre esta extraña enfermedad de la agnosia desde pequeña, la cual le impide percibir cualquier estímulo sensorial proveniente del exterior de forma correcta, y por tanto, criada en una pequeña burbuja durante toda su vida. Eduardo Noriega como el prometido, fiel amigo del padre de ella y Félix Gómez como criado de la casa, enamorado de la joven y que conforma este triángulo amoroso. Queridos realizadores, un pequeño consejo: no os dejéis llevar por los intereses de las productoras, del marketing, de lo que se cree que le gusta al público. Ya hemos visto que no funciona. Al público no le gusta esta etiqueta de marca que caracteriza muchas veces al cine español. Cread desde lo más profundo de su alma artística, desde sus entrañas por mostrar la belleza de las buenas historias. Agnosia, a pesar del buen trabajo en diseño artístico, vestuario y luz, es finalmente una historia plana, sin algo en lo que agarrarse; a veces sin saber qué pasa ni a dónde se quiere llegar y con unos personajes sin fondo. No sólo por la actuación, que también, sino por las características o que la vida que se le ha dado a los personajes en el guión. En cuanto a la actuación, el corte de siempre. Ese estilo pasional del drama como sacado de telenovela para cualquier tipo de papel. Si en Hollywood hay tan buenos actores es porque actúan bien. (Vaya, menuda novedad). Quiero decir, que actúan con naturalidad, haciendo creíble el personaje y la historia. ¿Pero por qué aquí cuesta tanto salirnos del teatro y mostrarnos naturales frente a la cámara? Qué sin vivir el del pobre Félix Gómez y qué fragilidad tirando a ñoñez la de Bárbara.

Para finalizar el día, el clásico de las madrugadas. Esta vez El Resplandor, especialmente este año ya que el Festival ha querido homenajear a los 30 años de la realización de la película. El cartel recuerda a las gemelas del hotel Overlook, el spot oficial del festival al pequeño Danny por los pasillos con el triciclo, (http://www.youtube.com/watch?v=TqmkkFpHXFA) y otras muchas sorpresillas que nos vamos encontrando. Como el hall del Auditori ambientado en una especie de sala del hotel, con una mesa enorme de madera y una máquina de escribir antigua semejante a la que utiliza Jack Torrance. El hacha en una urna justo antes de entrar a la sala, además de fotografías del rodaje y anécdotas explicadas en paneles. En las botellas de agua de la sala de prensa se puede leer la palabra “Redrum” en rojo y en la parte de atrás de las camisetas de los voluntarios que trabajan en el festival la escalofriante frase de Jack: “ All work and no play makes Jack a dull boy”.

¿Qué decir de El Resplandor? Nada que no sepáis. Que es una obra maestra y que se crece enormemente en la gran pantalla (y en versión original, mis más sinceras disculpas querida Verónica Forqué). La banda sonora, los planos, los colores, la simbología… Todo.

Como había empezado tarde, y además cortaron la película por problemas técnicos a los 20 minutos de haber comenzado y tuvieron que volver a ponerla desde el principio, salíamos los espectadores de nuevo casi a las 5 de la mañana como zombies recorriendo Sitges.