En Familie…

16 03 2010

Una de las tres películas que más me gustaron en la Berlinale fue ésta, En Familie, danesa; lo que en español sería Una Familia. Una película de Pernille Fischer Christensen. Y sí, esta sencilla y humana película fue una de las que más nos gustó. Por su bella fotografía y, sobre todo, por el hecho de que el espectador en menos de dos horas de metraje llega a conocer profundamente a los  personajes. Y no por los diálogos ni por las palabras. Si no por un guión lleno de silencios inevitables, de cómo son las relaciones personales en el deber y en el querer, en los mejores y para los peores momentos.  Es la historia de una familia, es la historia que nos puede pasar a todos. Pero contado con mucho gusto. Una película que toca algo dentro de nosotros, pero que afortunadamente nos deja con un buen sabor de boca. Sólo apuntar finalmente  lo dulce que resulta la última escena para una película como esa. Nos gustó mucho y también poderla disfrutar en la inmensa sala del  Berlinale Palast, a las 9 de la mañana en pase de prensa. Una película sencilla, cálida, diferente sobre el amor.

Quiero compartir la visión de la directora, que aparece en el press kit que pudimos conseguir en la sala de prensa.

Todos hemos nacido dentro de un algo que ya estaba ahí, una familia. Las circunstancias, los padres, hermanos, el amor, el deber, las normas, las maneras, los valores, un lenguage. Nos dan un nombre. Somos el hijo o la hija de alguien. Pertenecemos a un lugar.

Recibimos esto como un regalo, pero también es algo que nos ha venido impuesto. Una familia es tanto un privilegio como una costumbre; si tenemos suerte, podemos contar con nuestra familia, pero también contamos con que ésta espere algo de nosotros.

Nuestro sueño de la familia es como algo estable, que no cambia nunca, pero la vida en sí misma cambia. A veces podemos controlarlo: podemos casarnos, divorciarnos, viajar, estar en casa, tener hijos o elegir no tenerlos. En otras ocasiones, la familia cambia delante de nuestros ojos. Nuevos miembros llegan, otros se marchan, a veces los más queridos y los más indispensables.

Tenemos que encontrarnos a nosotros mismos dentro de todo esto, conocer quiénes somos y qué hacer con todo lo que se nos ha dado. Se espera de nosotros que honremos a nuestros padres, pero también a decirles que NO o a defraudarles.

Y prepararnos para construir una vida que es la nuestra propia. Crear nuestra propia familia, traer a nuevos miembros dentro de la vida que tenemos preparada para ellos.

Pernille Fischer Christensen (Ganadora del Silver Bear en 2006 por A Soap).
Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: