Seguir la vía

16 07 2009

“Nadie se sumerge en ninguna aventura esperando resultados mediocres. La gente, pese a tener un chasco nueve de cada diez veces, desea tener al menos una experiencia suprema, aunque sólo sea una vez. Y eso es lo que mueve el mundo. Eso es el arte, supongo”.

Haruki Murakami. “Al sur de la frontera, al oeste del sol·.

Aunque nos guste el equilibrio, una vida tranquila y sin muchos sobresaltos, creo que esta frase define muy bien el impulso que cada persona siente acerca del arte. Aunque tropecemos, nos equivoquemos, aprendamos de estos pequeños errores y suframos la desilusión, apostaremos siempre por los pequeños grandes desequilibrios. La pasión , lo sublime. Aunque estemos en peligro, o nuestra vida se vaya por otros caminos aunque sólo sea en sueños. De aquí la inspiración, el exceso, el arte.

Vía de Sta Clara

Vía de Sta Clara

No sé de quién fue la idea de mantenernos estables en una sola línea temporal y espacial. Calladitos y moralizados. Siguiendo una ética, unos valores y comportamientos. Horarios, semaforos, palabras. ¿Por qué? Si nada de esto importa. No es natural. No nos gusta. ¿Realmente lo necesitamos?

Creo que deberíamos dejarnos llevar más a menudo. Siguiendo nuestros instintos más estomacales. Y corazonales.





Safo en el tiempo

10 07 2009

“Apenas te miro un instante, y ya no puedo pronunciar palabra. Al momento mi lengua se seca y un fuego sutil recorre mi cuerpo, no puedo ver con mis ojos, me zumban los oídos, y un sudor frío me invade y toda yo me estremezco; más pálida estoy que la yerba, y siento que me falta poco para morir…”

Siempre admiré este verso de Safo, la poetisa de Lesbos. Creo que pertenecía al tema 10 del gran libro rojo de griego. La imagen de una joven sentada de espaldas junto a una vasija lo acompañaban.

Safo

Safo

Ya había olvidado a qué sabían las que quizá son las palabras más bonitas que sobre pasión se han escrito. Hasta que volví a toparme con ellas leyendo en la verde terraza de la casa en la calle 11 de La Habana.

No sé si Safo sabía que a veces… podemos deshacernos en moléculas.






Gustos personales

9 07 2009

No suelo leer revistas de música. Eso quedó más en la época preadolescente donde la gran mayoría venerábamos a grupos pop de música internacional. ¡Cuánto nos atraían las fotos y las entrevistas que traían los números de  cada semana! ¡Qué fiebre social! El mundo exterior era lo que decían esas revistas… (Pobres inocentes mentes)

El domingo hojeé un poco la revista “Rolling Stone” que me dejó mi prima Ana. Revista estadounidese que se edita en versión local en nuestro país desde hace poco más de diez años.

Un poco más de lo mismo. Buenas fotografías, entrevistas e información de la música internacional y nacional actual.

Pero, qué sorpresa la mía, cuando me fijé en uno de los reportajes especiales del mes. “El Rock del Congreso. ¿Son Beatles, AC/DC , Bono y Sabina de izquierdas o de derechas?” Así rezaba el título del reportaje en la portada junto a un dibujo de Zapatero y Rajoy en versión rock con micro y guitarra.

Y más sorprendida me quedé cuando leí las 8 páginas aproximadas que ocupa el reportaje en sí. En él se discute el tipo de música que escuchan los políticos de nuestro Congreso. De izquierda a derecha, qué le gusta a unos y a otros. Que Bono es preferido por la derecha, mientras que Sabina y diversos cantautores españoles son favoritos por la izquierda. ¿Pero de qué izquierda hablaban estos misericordiosos periodistas? Pues ni más ni menos se referían a nuestro mal llamado Partido Socialista. Esos dos eran los extremos posibles de la tangente.

Pequeños artículos en los que nos contaban qué tipo de música le gusta a nuestros ministros y otros políticos importantes. Para los partidos minoritarios un pequeño recuadro. – IU, partidos vascos y catalanes – . Así queda el esquema de la política española para esta publicación dirigida al público adolescente. Un bipartidismo y unos grupúsculos minoritarios periféricos. Encima nos ofrecen a unos políticos cercanos por sus gustos extravagantes. “No, si al presidente lo que le gusta el rock”. “Y los cantautores de izquierda son adorados por los del PSOE”.

El reportaje no daba opción a más.

Y no estoy aquí para criticar el buen hacer de estos inocentes periodistas (o realmente son unos ignorantes musicales, o no pueden dar más información que esa), sino para recalcar el daño que puede hacer una publicación así, generada de esta forma.

Y esto es solo un reflejo de lo que sucede en el resto de medios de comunicación. La tangente es exactamente la misma. Equivocan al llamar izquierda a una cosa que no es y se obvian a las ideas diferentes.

Como decía Marcusse, lo diferente quedará enguillido por el sistema haciéndolo parte de él. Haciendo que sea un igual más.

Parte es eso, y otra parte ignora. Por completo. Ni se nombra, ni se acerca, ni se explica.

Cuando no se sabe que hay algo, no existe.

Y encima nos dan la clave a la existencia de este reportaje con un estupendo destacado que dice así: “Barack Obama ha demostrado al mundo que los políticos interesan tanto por sus ideas como por sus gustos”.

Ahora lo veo más claro. Medios de comunicación, reality shows, política, telenovelas… Como las mentes están ebrias vamos a ponerlo todo aún más fácil.

Tongue

Tongue





Al sur de la frontera…

5 07 2009

He vuelto.

He vuelto para seguir escribiendo.

Aún no hablaré de mi sueño.

Hace una semana terminé de leer “Soldados de Salamina”

y quería compartir estas reflexiones acerca de la figura del “héroe”.

-¿Qué es un héroe?

– Alguien que se cree un héroe y acierta. O alguien que tiene el coraje y el instinto de la virtud, y por eso no se equivoca nunca, o por lo menos no se equivoca en el único momento en que importa no equivocarse, y por lo tanto no puede no ser un héroe. O quien entiende, como Allende, que el héroe no es el que mata, sino el que no mata o se deja matar.

– Dice John Le Carré que hay que tener temple de héroe para ser una persona decente.

– Sí, pero una persona decente no es lo mismo que un héroe. Personas decentes hay muchas: son las que saben decir que no a tiempo; héroes, en cambio, hay muy pocos.

En realidad, yo creo que en el comportamiento de un héroe hay casi siempre algo ciego, irracional, instintivo, algo que está en su naturaleza ya lo que no puede escapar. Además, se puede ser una persona decente durante toda una vida, pero no se puede ser sublime sin interrupción, y por eso el héroe sólo lo es expcepccionalmente, en un momento, o, a lo sumo, en una temporada de locura o inspiración. Ahí está Allende, hablando por Radio Magallanes, tumbado en el suelo en un rincón de la Moneda, con una metralleta en una mano y el micrófono en la otra, hablando como si estuviera borracho o como si ya estuviera muerto, sin saber muy bien lo que dice y diciendo las palabras más limpias y más nobles que he escuchado nunca”.

Héroes lo podemos ser todos. Hay que tener esa energía acumulada después de las distintas experiencias que te lleven a ese punto

A nuestro alrededor tenemos a más héroes y caballeros andantes de los que pensamos. Sólo hay que abrir un poco el corazón y escuchar.