2008

25 12 2008

Y nos hemos sorprendido con la crisis mundial este 2008… ¡si los chinos ya lo vaticinaron hace mucho! Ha sido el año de la Rata, de ajustarse los bolsillos tras el año del derrochador Cerdo. No hay que darle más vueltas. Después del derroche financiero, inmobiliario y de las hipotecas a 50 años luz… el capitalismo de la clase obrera no da para más. Los de siempre no lo habrán pasado tan mal, pero el mercado y los pilares de los que hablaba Marx tiemblan. Al final va a tener razón y todo. Este sistema se caerá por su propio peso. Pero, tranquilos, no se alarmen, que el año 2009 es el del Buey y esto significa prosperidad después del trabajo y el esfuerzo de la escasez ratonil. Vaya…

Huelva

Este es en resumen lo más sonado del 2008. La palabrita más utilizada por los ciudadanos, entre el morbo y su real estado económico: la crisis. Es lo que tienen los medios de comunicación, consiguen convertir cuestiones simples como  tema irrevocable de cada corta conversación de todo un país. “¿Qué tal, cómo estás? Ah, ¿y la crisis? ¿Cómo la llevas?”.

Otras cosas de 2008… En enero, mientras yo cantaba los Beatles en Karaokes de Madrid, Kenia sufría uno de sus peores momentos a causa del fraude electoral, y el Rally Dakar por fin era cancelado. Ya era hora. Ya estaba bien de contaminar por contaminar y de invadir por deporte.

Mientras tanto, ya por febrero, Fidel Castro depositaba su cargo de comandante en jefe a su hermano Raúl; desde Associated Press ya nos hacían comer con Obama, Hillary Clinton y MacCain cada día; yo lloraba de rabia en Auschwitz en mi visita a Polonia; y Kosovo se declaraba país independiente de Serbia.

En marzo, perdida en las montañas entre Portugal y Salamanca veía cómo la Ley Electoral dejaba a IU con tan sólo dos diputados y el PSOE se asentaba en el poder por otros cuatro años más. Medvedev en Rusia también ganaba las elecciones. En Asturias llovía.

Abril, un feliz ano nuevo en las Canarias. Toma. Mayo el Nargis por Myanmar, terremoto en Sichuan, y la sonda Phoenix como tanto les gustó a los de El Mundo aterrizó en Marte, mientras nosotros, los estudiantes, intentabamos terminar la carrera. Nadie se preocupaba por Bolognia aún, y eso que hacía ya un par de años que estaba todo dicho.

Puente de Eiffel

Puente de Eiffel

Durante el verano, se celebra la Expo en Zaragoza, acabamos la carrera y dejamos Madrid, se liberan a 14 rehenes de las FARC, entre ellos a Ingrid Betancourt; Osetia del Sur en conflicto y los mejores deportistas se citan en Beijing, en los Juegos Olímpicos.

Che el Argentino, España gana la Eurocopa, París, Movistar, Obama, 22 y 23, fotografías, Sputnik, sirenas y repúblicas… Rayuela. Pure café y conejo, Feist, Bach y muchos romanos.

Eiffel… Sueños encontrados y otros conseguidos. El tren sale del túnel…

Este ha sido el año 2008 del siglo XXI. No me gustan las comparaciones, y me he puesto como ejemplo. Pero la vida es así y nadie hace nada al respecto. ¿Por qué nos dejamos cegar?

Luchemos y consigamos que el 2009 sea un año mejor, más igualitario. Por mi parte, el 9 y el buey me dicen que así será.

¡Felices fechas navideñas!

Stand by me… Sin duda, la canción y el vídeo de estas navidades.

Just… stand by me…

Anuncios




A las 5 de la mañana… en Madrid.

16 12 2008

¿Son los medios de comunicación los verdaderos motivadores del miedo en la sociedad?

 

¿Terror creado para hacer política o crear ideologías?  El terror como método para mantener el orden en el sistema. Es lógica está opinión bien fundamentada en la experiencia. Los atentados del 11-S, como ejemplo, bien sirvieron para mantener el “stablishment” Bush durante otros siete años más, “razonar” la guerra en la que se invadió Iraq en 2003, y tener bajo control momentáneo a millones de personas. Las películas de Hollywood son el arma para mantener esa misma sensación pero en períodos de tiempo más largos. Son balas de información a largo plazo. Emitir y crear sensaciones en los telespectadores a través de las imágenes son la fuerza subversiva más potente de crear ideologías. Con esto nos explicamos los porqués y las raíces de la cultura occidental actual: los principios son básicos y cada vez son los mismos en los distintos países que se comprometen a estos protocolos de identidad. Misma forma de vestir, productos de consumo, alimentación, música… Una cultura globalizada. Intensificada por los valores sobreestimados que nos lanzan a través de películas, videoclips, videojuegos, series y programas televisivos…

En la actualidad, el fenómeno de la herramienta Internet, el más efectivo misil globalizador, nos permite interactuar a tiempo real con todo tipo de anuncios y productos que venden las multinacionales occidentales, por llamarlas de una manera banal. En definitiva, que cada vez hay menos diferencias, la convergencia y el individualismo nos engullen sin apenas poder percibirlo.

Un pequeño momento de caos lleva al orden posterior más fácilmente. El ser humano para poder sobrevivir necesita el orden, casi siempre impuesto desde fuera. El miedo “al” o “en el” caos induce a la sociedad a agruparse frente al temor de fuerzas externas: terrorismo, invasiones extranjeras, cambio climático, amenazas… Frente una población mundial cada vez más numerosa, con más herramientas para estar intelectualmente mejor preparados y con la posibilidad de forjarse una capacidad crítica, el método más efectivo de control es el miedo paralizador. Las sensaciones viscerales producidas por los medios cada vez más “sensacionales” y espectaculares llegan a todos los públicos provocando sensaciones similares. Ejemplos no nos faltan.

Los productos audiovisuales -televisión, videojuegos, cine- son un fenómeno económico y social que se acentúa con el desarrollo tecnológico de las últimas décadas. La calidad visual y las películas cargadas de efectos especiales “made in Hollywood” ocupan la mayor parte de la cartelera de los multicines. Los videojuegos se han convertido en uno de los medios más potentes en nuestra sociedad, con un 54% de consumo sólo en España. La interacción y la posibilidad de elección del consumidor en este tipo de productos son los nuevos caminos que se abren en el campo del ocio: los códigos narrativos están cambiando. Ante este cambio que estamos viviendo, la cuestión es adaptarse. Los juegos y productos más vendidos son los que menos “aburren”. En estos momentos lo que consume el público es la interacción, la creación… y no audiovisuales completamente cerrados por su autor. Por ejemplo, los documentales y otros soportes de contenido educativo se están quedando obsoletos. Apenas nadie los consume por estar estancados en un formato lineal. Ante la competencia con los juegos, en especial videojuegos de violencia que son los más consumidos o productos con contenidos poco recomendables pero muy consumidos; otros contenidos de ocio sin inyección de sensaciones espectaculares y poco educativas, deberían unirse a las nuevas formas de presentación.

 

Lo que tampoco debemos olvidar es que una de las claves para el éxito de los últimos productos de las nuevas tecnologías es la capacidad de actuación del individuo que las consume y la sensación de libertad que esto produce. Un producto enviado y codificado, lineal y sin movimiento por parte del espectador llama poco la atención hoy en día. No hay “libertad” de pensamiento, acción o movimiento. Este es otro aspecto negativo infundado en la sociedad, una libertad dentro de un determinado número de acciones predeterminadas por el “juego“. ¿Es eso la libertad? El individuo siente y piensa que sí y se conforma.

¿Cómo evitar que ciertos contenidos nos invadan? ¿Cómo evitar que la información sobre temas de terrorismo se aleje de la objetividad para que no beneficie a uno u otro? ¿Cómo poder elegir un derecho a la información digno? ¿Nos estamos encaminando a la verdadera libertad de expresión y pensamiento?

Lo único importante es desarrollar la actitud crítica frente a todo, no creerse nada a ciencia cierta y opinar según el corazón justo de cada uno. Como individuos libres en contra de la avalancha informativa que cada vez nos invade por más lados.

 Yotsuba no pega ni con cola en este post. Eso es lo que importa.





Festival de Cine Corto

9 12 2008

En Ciudad Real la última semana de noviembre está reservada para el cine. Cada día el tema es el mismo, y los rincones mejores escogidos guardan un hueco para dedicárselo a él también. Bares, como el Guridy o el Pacha Mamma, por las noches proyectan los mejores cortos de ediciones anteriores; y en la gran pantalla del Teatro Quijano se emiten las creaciones presentadas este año.

La calidad de las producciones supera cualquier tipo de expectativa. Películas que provienen de cualquier parte del mundo tienen un hueco aquí, durante una semana. Todas las historias posibles cobran forma. Se alza el telón… Aquí os dejo alguno de los mejores cortometrajes tanto de este festival como del pasado.

Libra

 

Porque hay cosas que nunca se olvidan

(Premio Joven Realizador y del Público)
Un cortometraje muy divertido y poco entrañable. Bella Italia… Aparición estelar de Cannavaro.
Paseo

Por todos los paseos…

APROP

 

Ritmo y arte en el cuerpo.

No se vaya

http://www.digitalshortfilmfest.com/ficha-corto.asp?id=64&titulo

Dani Chamorro y sus cortometrajes desde Berlín… Primer premio local.

El misterio del Pez

http://www.digitalshortfilmfest.com/ficha-corto.asp?id=81&titulo=el-misterio-del-pez

La soledad de los individuos que se buscan… Animación.

The Revolt of the mouses

http://www.revoltofthemouses.com/indexcas.htm

Este corto de animación está muy bien hecho y es original… de todas formas, a mí no me gustó mucho…

A golpe de tacón

1

2

 

 
 
 
 
 

 





Pincelando el otoño

2 12 2008

Un pasillo oscuro flanqueado por personas sentadas en asientos iguales. La puerta, adornada por el escudo de la playa y la palmera. Murmullos que suben de tono de vez en cuando, aguardando el papel. Un dichoso papel deseado por aquellos nómadas obligados de todo el mundo. Al lado, otra gran habitación, pero esta vez mucho más iluminada. Fotos de coches antiguos y playas adornan las estanterías. Es la puerta más fácil. La más aburrida, la más falsa. Lo bueno es que el ambiente es el mismo. La sonrisa, la melodía del canto hablado. La catársis de otro lugar dentro de ese edificio de una calle gris y tempestuosa de Madrid.

… Dos, Tres… cha cha chá…

Por otro lado, una sala a oscuras. Sillas y mesas; teteras y tazas sobre ellas. Una pantalla al fondo. Ella no sabe que está siendo observada por dos espectadores situados detrás. Su suave pelo se desliza por una fuerza etérea detrás de la silla, ondeando el mar. Parece movido por la música que sale de sus dedos cada vez que da un concierto. De sus dedos y del mástil del ingravitto  violín.

Kunming.La ciudad de la eterna primavera
Kunming.La ciudad de la eterna primavera

Una noche antes… El vestido rojo aullaba a través de las vertiginosas notas dedicadas a la luna. El piano en el casino. El público y los otros espectadores que deberían estar allí y no lo hicieron.

Otro día… una situación parecida tomó forma en las profundidades de una antigua bodega. Entre tinajas, un cantautor personal y personificado, se dirigía a su pequeño público. Guitarra, armónica, canciones de antes, de él… Sueña con ir al Woodstock del ’69… y de ahí al paisaje blanco desde las pequeñas gotas que inician esta bella sensación.
Esos días mezclados con las historias que entran cada día por la puerta, las caras, los problemas, las necesidades… las voces, las miradas y las maneras frente al desconocido.
Estos… son los días previos a Cuba. En mi corto pero frío invierno entre la Mancha y Madrid.