Fuerteventura

30 07 2008

Ya llevo una semana aquí en la isla, el paraíso playero de esta costa del Atlántico con sus aguas azul turquesa y arenas blancas, burros autóctonos salvajes en plena ciudad y cabritas montesas. (Como esta monada de la foto en Cofete). Una ínsula con un aspecto totalmente diferente a cualquier región de nuestro país, incluídos los archipiélagos. Preciosas playas vírgenes parecen no ser suficientes para adorar a esta isla de contradicciones. Uno de los puntos en contra es el viento, tal y como su propio nombre indica. Siempre está ahí: por las noches cuando paseas, en la playa para ayudarte a pasar las páginas de los libros y extender arena en tu toalla… Quizá por esto, y por la escasa vegetación de la isla, que es también calificada como “desértica”, nunca se la ha considerado como un destino atractivo para las vacaciones y el turismo. Recorriendo la serpenteante carretera que divide la isla en dos desde Puerto del Rosario hasta Jandía puede echar para atrás a cualquiera, pero es todo esto lo que la hace única, tranquila y con sorpresas que merecen la pena. La vista de la salvaje playa de Cofete desde lo alto de la montaña, por la que hay que pasar siguiendo el camino terregoso deja sin respiración cuantas veces vayas. Pues ahora la magia reside en que siguen existiendo lugares olvidados, impresionantes, para disfrutar tú sólo de un mar de estrellas y kilómetros y kilómetros de playa aunque sea un día en la vida. Acampar en Cofete, al lado de un cementerio, con unas cervecitas, patés, buena música, un Valdepeñas y que te despierten unas cabrejas no tiene precio.

Cofete. Fuerteventura

Cofete. Fuerteventura

Ahora ya sé qué es lo que se escondía detrás de las serpenteantes y misteriosas montañas al otro lado del mar que se podía ver desde las playas de Lanzarote de Playa Blanca, y por las que tanto me preguntaba de pequeña imaginándome un sitio mágico, árido y vacío. ¡Al final no iba muy desencaminada!

 

La de abajo es la playa a la que suelo ir… en el pueblo.

 

Morro Jable

Morro Jable

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

31 07 2008
Danzante

¡Qué pinta tiene! Algún día visitaré las Canarias… 🙂 Fuerteventura, tal como la describes, tiene que ser el polo opuesto a Madrid y sus prisas. Ya sabes que me encanta la ciudad, pero me iría una semana a esas playas donde te lleva el viento…

Yo sigo aquí, preparándome para narrar los Juegos; con algo de miedo, todo hay que decirlo, porque ahora llega un momento crucial donde no puedo meter la pata.

Por cierto, me he comprado “La vieja sirena”. Ya te diré qué me parece.

P.D. Se te echa mucho de menos, of course. Un beso extrafofo. 😀

2 08 2008
gatopiojoso

Todos sabemos que esas fotos son retoques infograficos, esas playas ya no existen, asi que dejate de cuentos!.
Bah!, me quedo con mis cubos de basura y mis callejones oscuros llenos de ratas.
Que envidia, maldita autista sin fronteras!.

3 08 2008
corredordelfilo

Por la forma en que lo describes, creo que me gustaría, incluso a pesar del viento. Playas desiertas, rodeadas de montañas en lugar de chalés adosados, menudo gustazo. Llegar a sitios donde parece que eres el único que ha estado allí es uno de los grandes placeres de viajar.

8 08 2008
Monica

Al final has descubierto esa inquietud de tu niñez…

24 08 2008
tintin

Joder que afortunado soy!!!
Cambiaría cada día esas playas por seguir viendola a ella…..si, tú; mi paraiso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: