Revolución Mental

14 07 2008
Mirador del Ro, Lanzarote.

Mirador del Río, Lanzarote.

(Relato escrito para la asignatura Sistema Mundial de la Información).

Érase una vez una república en una isla situada, un país donde su gente se había habituado a no pensar demasiado debido a las “aparentes” facilidades que el Estado que les gobernaba les ofrecía. Medios de comunicación que inyectaban de modo sugerente a través de sus pupilas cómo vivir, así como códigos y tópicos que asignaban significados simples para cada situación, objeto o ápice de la realidad que percibían sus sentidos. Poco a poco los habitantes de esta ínsula aprendieron a dejar de utilizar el lenguaje que les había permitido la libertad de pensamiento, pues mecánicamente las facultades cerebrales de este arte humano se redujeron y atrofiaron muy rápido. Todas necesidades materiales cubiertas, sus vidas en manos de un Estado opresor de mentes a cambio de la libertad física idealizada.

 

Como por ley natural sucede en toda situación de extremos, un polo de poder está sustentado y mantenido por un polo contrario, representado por las minorías que intentan escapar o combatir lo establecido. Por esta razón quizá, todos los ciudadanos recibieron durante la mañana de un día cualquiera un vídeo por correo electrónico, firmado con el nombre de un viejo científico notorio, amante en secreto de la física cuántica, cuyas ideas eran correctas al régimen. Conocía bien el funcionamiento del Estado porque trabajó para él durante toda su vida, así le fue fácil burlar a las autoridades y enviar la creación cinematográfica para la que había dedicado su vida en secreto. Había esperado con fervor el momento adecuado para difundirla. Precipitarse en un momento anterior hubiera sido demasiado arriesgado – pues ya imaginamos qué sucede con las personas que intentan sobresalir del sistema – y necesitaba tiempo para tener todos los cabos atados. Ya no le quedaba nada por perder, sus años de espera, trabajo y dedicación acompañados de una soledad por la que había tenido que pasar forzosamente habían llegado a su fin.  

 

 En el filme se sucedían unas imágenes rápidas cuidadosamente estudiadas en las que expresaba que aquella isla estaba preparada para cambiar el mundo y la historia gracias a la sentencia de muerte a la que habían destinado al lenguaje. Éste era el inicio de la Revolución Mental. El ser humano había estado subyugado y cercado a lo largo de toda su existencia por el lenguaje. Éste no le había permitido desarrollar sus posibilidades por completo – tan sólo un 14% del cerebro, tal y como lo aludía Freud comparándolo con un iceberg-. A través del lenguaje el poder soberano había controlado a la humanidad de manera unidireccional.

 

Los sentimientos más profundos, los instintos y lo sobrenatural sólo se podían entender y percibir sin hacer uso del lenguaje, por esto había que desarrollar esta nueva faceta para lograr la independencia y enmendar los fallos del pasado. Proponía un cambio drástico y auténtico, no a través de las palabras sino de las imágenes que borboteaban de la pantalla frente a los espectadores.

 

            Nadie sabe qué pasó después. Para los más idealistas cuyas utopías se hacen realidad día a día porque son posibles, quizá la semilla quedó sembrada y la Revolución Mental fue posible. Para los más escépticos, amantes de las verdades materiales y de lo que se capta a través de los sentidos, tal vez fue un vídeo que ya nadie pudo entender y quedó guardado en aquella franja del sentido común donde guardamos los libros viejos, lo aprendido en las escuelas y queda allí relegado en la oscuridad alimentando polvo.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

18 07 2008
Monica

que articulos mas buenos y que geniales las fotos…

21 07 2008
Danzante

Es interesante el tema del lenguaje… En “1984”, un libro que me impresionó y cambió mi forma de pensar, un funcionario intenta reducir el vocabulario hasta niveles ínfimos. De esa manera, evitaría que la gente pensase en “la libertad” o “la revolución”, puesto que no existirían como conceptos… Por eso son tan importantes las palabras; por eso debemos cuidarlas, para que no nos las quiten. No sé, yo soy un descreído, casi nihilista en ciertas ocasiones, pero me quedan ganas de tocar los cojones durante toda la vida, aunque sólo sea para que los ‘dueños’ del mundo no duerman tan bien.

23 07 2008
Marvin

Beautiful pictures! I wish I could read the article!

3 08 2008
corredordelfilo

mmmmm, este texto me suena 🙂

Las imágenes son mucho más poderosas que las palabras porque llegan a un nivel irracional al que las palabras no pueden llegar, nos atacan directamente a nuestros sentimientos y miedos más profundos. Por eso, al mismo tiempo son tan peligrosas usadas de forma malintencionada.

Espero que el científico que mencionas en tu texto tuvieran éxito en su revolución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: